IAS 2019: Peores resultados de la atención en personas con el VIH que consumen alcohol y drogas en países subsaharianos

Dos estudios presentados en la IAS 2019 evidenciaron que las personas que consumían alcohol o drogas presentaban un menor grado de inclusión en los servicios de atención del VIH.

Autor: NAM/Aidsmap

Fuente: http://gtt-vih.org/actualizate/actualizacion_en_tratamientos/23-07-2019_ias#alcohol

Dos estudios presentados en la IAS 2019 evidenciaron que las personas que consumían alcohol o drogas presentaban un menor grado de inclusión en los servicios de atención del VIH . Aunque existen pruebas sólidas de que el consumo de alcohol y drogas conduce a peores resultados clínicos para las personas con el VIH que viven en entornos como Europa y América del Norte, apenas hay datos sobre las personas con el VIH que viven en el África subsahariana.

Un equipo de investigadores de la Universidad de California en San Francisco (EE UU) decidió determinar en qué modo afectaba el consumo de alcohol sobre la cascada de atención del VIH (desde el diagnóstico hasta el tratamiento y el logro de la carga viral indetectable), utilizando datos de SEARCH, un ensayo de distribución aleatoria en clústeres para probar la estrategia de ‘diagnóstico y tratamiento’ en 32 comunidades rurales de Kenia y Uganda.

De las 10.067 personas con el VIH que participaron en la prueba de detección de alcohol como parte de la inscripción puerta a puerta de SEARCH, el 16% consumían alcohol. Las personas bebedoras y no bebedoras presentaron características similares al inicio del estudio, con la excepción de que el 71% de las bebedoras eran hombres, frente a apenas el 29% de los no bebedoras. Las personas bebedoras fueron un 12% menos propensas a conocer su estado serológico al VIH, en comparación con las no bebedoras. Esta tendencia fue más pronunciada en el caso de las personas con niveles más altos de consumo de alcohol.

En el caso de las personas ya diagnosticadas, las bebedoras tuvieron un 7% menos de probabilidades de estar tomando terapia antirretroviral. Entre las que recibían terapia antirretroviral, el consumo alto y muy alto de alcohol estuvo relacionado con un 12% y un 13% menos de probabilidades de disminución de la carga viral, de forma respectiva. Al comparar a todas las personas con el VIH, se comprobó que cualquier nivel de consumo de alcohol se asoció con un 20% menos de probabilidades de tener una carga viral indetectable.

Un segundo estudio, realizado a partir de los datos de 2.374 personas con el VIH atendidas en una clínica del VIH en un municipio de Durban (Sudáfrica), mostró unos hallazgos similares.

Al inicio, el 50% de los hombres y el 21% de las mujeres declararon haber consumido alcohol recientemente; el 11% de los hombres y el 1% de las mujeres habían fumado marihuana; y el 2% de los hombres y el 1% de las mujeres afirmaron haber consumido otras drogas.

Las personas que consumieron alcohol tuvieron un 30% menos de probabilidades de permanecer en los servicios de atención doce meses después de la inscripción en el estudio. Aquellas que consumían otras drogas distintas a la marihuana presentaron un 78% menos de probabilidades de tener una carga viral indetectable. El consumo de marihuana no se asoció con unas peores tasas de carga viral indetectable.

El equipo de investigadores que presentó los estudios puso de relieve la necesidad de implementar intervenciones integrales que tengan en cuenta el consumo de alcohol y drogas por parte de las personas con el VIH en el África subsahariana, como parte de los esfuerzos por alcanzar los objetivos de ONUSIDA 90-90-90 en dichos países.

Enlaces relacionados:

http://gtt-vih.org/actualizate/actualizacion_en_tratamientos/23-07-2019_IAS#alcohol